En la década del 50 Habían unos 500 habitantes en el archipiélago y lo único valioso que había sobre ellas era la empresa Falkland Islands. El Presidente Perón le ofreció a Inglaterra comprarle la empresa. Con eso los argentinos podía ir allá cuantas veces quisieran, vivir y trabajar allí y luego Perón tenía pensado afincar allí unos 1.500 argentinos y más luego, los habitantes pedirían por votación a las Naciones Unidas la soberanía argentina. Esto no prosperó porque Inglaterra (o los dueños de la empresa) no aceptó vender la empresa.
Durante el Gobierno de Frondizi los ingleses ofrecieron en venta la empresa F. I. al gobierno Argentino o a cualquier empresa o persona que quisiera comprarlas. La respuesta oficial del Gobierno Argentino fue “Las Malvinas son argentinas. Por lo tanto lo que está sobre ellas es argentino. Si compramos a la empresa, estamos admitiendo que no son argentinas” Eso fue un error colosal. Cuando el orgullo actúa en contra de los intereses propios no es orgullo, es estupidez.
Durante el gobierno de María Estela Martínez, YPF tenía en las islas una plata de despacho de combustible para automóviles, barcos y aviones Muchos argentinos viajaron allá por ese motivo, habían vuelos regulares de LADE y habían isleños en el continente. Fue en esa época que una empresa inglesa ofrece asociarse con YPF para explorar y explotar la plataforma marina del archipiélago. La respuesta argentina fue la misma.
Si hubiéramos comprado la empresa F. I. Las Malvinas abrían sido argentinas en 10 o 20 años. Y si hubiéramos tardado el doble, ya lo serían. Si hubiéramos asociado YPF con la empresa inglesa, hoy llevaríamos 40 años convivencia con familias mixtas en las islas y en el continente. Hoy habrían argentinos viviendo allá e isleños viviendo en el continente. Habrían isleños en los hospitales y en las escuelas y cientos de ellos con títulos universitarios argentinos.
El argumento de Argentina de que están dentro de las 200 millas marinas. tienen una legitimidad precaria porque. Con ese mismo argumento Francia puede pedir la soberanía francesa sobre el archipiélago británico. La ocupación de las islas por los ingleses tiene una legitimidad precaria. Tan precaria como la ocupación de América del Norte por los ingleses, de América del Sur por los portugueses y toda América Latina por los españoles. El argumento de que los ingleses descienden de piratas ladrones, que le robaban a los saqueadores decentes no tiene vigencia jurídica. Por último. Muchos años de permanencia en un lugar otorga derecho. Los ingleses acumulan legitimidad con los años.
Para compensar esa diplomacia a contramano de los intereses argentinos. Esa estrategia errada. Pasamos a la guerra. Esa vez íbamos a poder decir: Los argentinos somos un desastre en estrategia pero ¡Ah. Cuando agarramos las armas! Y no pudimos decir eso, porque las guerras no siempre se ganan.
A Inglaterra no le gusta. Y a ningún país le gusta, perder algo por una deshonra militar, o por haber sido vencido en el campo de la diplomacia. Por más que las islas sean una carga indeseable. No pueden cometer el error histórico de dejar solos a los isleños, después de haber recibido la invasión y el mal trato de los militares argentinos. Otra cosas muy distinta es entregar la soberanía en un acto político con la aprobación de los isleños.
La Argentina. En esta época. Tiene para elegir tres caminos. (A) volver a intentar otra invasión militar. (B) continuar con los reclamos que antes de la guerra eran difíciles y después de ella más difíciles. porque la guerra les da argumentos. (C) Una nueva estrategia que nunca fue usada. Se trata de firmar un tratado de no agresión entre Argentina e Inglaterra para permitir el acercamiento de los pueblos. Este tratado aclara por escrito que no excluye la continuidad de los reclamos argentinos y que pierde vigencia el día que se consiga la soberanía argentina en el archipiélago por medio de las negociaciones. Mientras tanto, mantenemos relaciones comerciales y culturales. Este tratado le conviene a argentina porque le da una renta económica, porque acerca los pueblos y eso a largo plazo puede llegar a unirlos en una sola nación. Y los isleños no pueden despreciarlo porque perderían menos dinero que ahora y contarían con un país amigo y cercano y achicarían los gastos militares. Si vamos al caso, Argentina tampoco puede despreciar este tratado porque los planes A y B son poco prometedores. Al menos por ahora.
El tratado:
1. El Reino Unido y Argentina renuncian al toda acción militar en las islas, el mar que las rodea, el mar argentino y cercanías.
2. Se prohíbe a las partes el uso, posesión o tránsito de todo material nuclear en la zona mencionada en e1 y en el Continente argentino no pueden estar estos materiales a menos de 2.000Km. de las islas.
3. Mientras tenga vigencia este tratado. Las naves argentinas que atraquen en las islas pondrán en su mástil la bandera del Reino Unido u otra que sugieran los isleños.
1. Las relaciones entre Argentina y el archipiélago serán como las relaciones entre países vecinos. Como las relaciones entre Argentina y Uruguay antes de Botnia.
2. Los argentinos que viajen a las islas llevarán visa y Documento Nacional de Identidad. Los isleño en Argentina cumplirán con igual requisito. Pero una vez en el continente podrán optar por tener iguales derechos y obligaciones que los argentinos. Hasta pueden votar si se anotan el padrón con 2 meses de anticipación.
3. Los isleños en el continente tienen derecho a transitar, comerciar, trabajar, estudiar, comprar propiedades y tierras. emprender comercios o industrias. Y tienen derecho a exigir atención médica como cualquier argentino.
4. Habrá consulado en ambas partes y tratado de extradción.
5. Se pactará entre las partes un acuerdo para explotación pesquera que preserve la naturaleza, que sea lo más conveniente pera ambas partes y prohíba la pesca de merluza hasta que deje de estar en peligro de extinción.
6. Más puntos a convenir entre las partes.
La Patagonia Argentina tiene un problema grave desde hace muchos años. Se trata de los altos precios. Esto se arregla con un par de cruceros que además de transportar carga vehículos y pasajeros cuenten a bordo con un shopping mayorista y minorista. Que atraque un día en cada puerto para que el público y el comercio suban a comprar. El trayecto de Buenos Aires a Ushuaia pasando por las islas. Y ¿porqué no Punta Arenas? con los correspondiente tratados con Chile.
Conclusión.
La firma de este tratado significa para Inglaterra firmar la mitad de la entrega a largo plazo. Pero no hay humillación alguna para ellos. Y no van a firmar la segunda parte si no ven de nosotros un trato fraternal con la población. Y por sobre todo respetuoso. Y no van a querer firmas si para esa época todavía es vergonzoso volverse argentino.
Debemos. Antes que nada, ser nosotros seres queribles y contar con un país maravilloso. Y si dentro de 100 años las islas no son argentina porque fracasa el Plan C y el B e incluso el A. Eso no es un fracaso porque nos queda para nosotros un un país maravilloso.

3 Comments

  1. Juan

    está bueno el razonamiento, personalmente desconocía la información que presentás, así que la
    tomo por fidedigna, repito, muy interesante el razonamiento, saludos, Juan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *