En la década del 50 Habían unos 500 habitantes en el archipiélago y lo único valioso que había sobre ellas era la empresa Falkland Islands. El Presidente Perón le ofreció a Inglaterra comprarle la empresa. Con eso los argentinos podía ir allá cuantas veces quisieran, vivir y trabajar allí y luego Perón tenía pensado afincar allí unos 1.500 argentinos y más luego, los habitantes pedirían por votación a las Naciones Unidas la soberanía argentina. Esto no prosperó porque no aceptó vender la empresa. Durante el Gobierno de Frondizi los ingleses ofrecieron en venta la empresa F. I. al gobierno Argentino o a cualquier empresa o persona que quisiera comprarlas. La respuesta oficial del Gobierno Argentino fue “Las Malvinas son argentinas. Por lo tanto lo que está sobre ellas es argentino. Si compramos a la empresa, estamos admitiendo que no son argentinas” Eso fue un error colosal. Cuando el orgullo actúa en contra de los intereses propios no es orgullo, es estupidez. Durante el gobierno de María Estela Martínez, YPF tenía en las islas una plata de despacho de combustible para automóviles, barcos y aviones. Muchos argentinos viajaron allá por ese motivo, habían vuelos regulares de LADE y habían isleños en el continente. Fue en esa época que una empresa inglesa ofrece asociarse con YPF para explorar y explotar la plataforma marina del archipiélago. La respuesta argentina fue la misma. Si hubiéramos comprado la empresa F. I. Las Malvinas abrían sido argentinas en 10 o 20 años. Y si hubiéramos tardado el doble, da lo mismo. Si hubiéramos asociado YPF con la empresa inglesa, hoy llevaríamos 40 años convivencia con familias mixtas en las islas y en el continente. Hoy habrían argentinos viviendo allá e isleños viviendo en el continente. Habrían isleños en los hospitales y en las escuelas y cientos de ellos con títulos universitarios argentinos. El argumento de Argentina de que están dentro de las 200 millas marinas. tienen una legitimidad precaria porque. Con ese mismo argumento Francia puede pedir la soberanía francesa sobre el archipiélago británico. La ocupación de las islas por los ingleses tiene una legitimidad precaria. Tan precaria como la ocupación de América del Norte por los ingleses, de América del Sur por los portugueses y América Latina por los españoles. El argumento de que los ingleses descienden de piratas ladrones, que le robaban a los saqueadores decentes, no tiene vigencia jurídica. Por último. Muchos años de permanencia en un lugar otorga derecho. Los ingleses acumulan legitimidad con los años. Para compensar esa diplomacia a contramano de los intereses argentinos. Esa estrategia errada. Pasamos a la guerra. Esa vez íbamos a poder decir: Los argentinos somos un desastre en dipomacia pero ¡Ah. Cuando agarramos las armas! Y no pudimos decir eso, porque las guerras no siempre se ganan. La soberanía argentina fue siempre discutible y nunca concreta, pero debemos admitir que son inglesas desde el día en que Benjamín Menendez firmó la rendición. Argentina en esta época. Tiene para elegir tres caminos. (A) volver a intentar otra invasión militar. (B) continuar con los reclamos que antes de la guerra eran difíciles y después de ella más difíciles. (C) Una nueva estrategia que nunca fue usada. Se trata de firmar un tratado de no agresión entre Argentina e Inglaterra (que no contradiga a la rendición) para permitir el acercamiento de los pueblos. Mantener relaciones comerciales y culturales. Este tratado le conviene a ambas partes, más argentina porque le da una renta económica, Imagine argentinos de turistas o trabajando en las isla y comercios argentinos instalados allá, imagine isleños por todo el país en las escuelas hospitales y trabajando en argentina. imagine un par de cruceros con hiper mercados mayoristas y minoristas que recorren el país desde Rosario hasta Punta Arenas, pasando por las islas y allí cargan productos isleños y descargan productos argentinos, entre ellos vehículos con volante a la derecha. Imagine cómo bajan los precios en Tierra del fuego y la Patagonia. con esto en 50 o 100 años las malvinas serían argentinas pese a la rendición que firmó Menendez y si no lo son nos queda para nosotros un país bastante querible.

Pin It on Pinterest

Share This