La revolución en marcha. Esto comenzó allá por los años 60. Se respiraba aire de cambio. No había calendario ni objetivos. Hubo un cambio en la forma de ver el mundo porque a partir de la Revolución Cubana, en donde, por primera vez unos nadies se pusieron a escribir la Historia por su cuenta, cosa que comenzó a hebir en la sangre de los jóvenes del Mundo, y también en los de EE UU. Por entonces apareció el nihilismo, el hippismo, la espiritualidad, las jornadas de Francia, el cordobazo, las guerrillas, el Siloismo del que fui parte. Todos salíamos a escribir la historia. Cada uno a su manera. Fue una moda, una época. Todo aquello pasó. Pero como dice la física, todo se transforma. Los hippies se pusieron traje sin quitarse las zapatillas y se convirtieron en jupis ubicados en los puestos claves del poder mundial. Pasaron décadas sin poder cambiar cosa alguna en el Mundo, hasta que un día le dieron al sistema el primer golpe. Este fue tres satélites geoestacionarios para comunicación gratis para todos los habitantes del Mundo, pocos gobiernos informaron e instruyeron al pueblo para usarlos. Fue un fracaso global, pero fue el comienzo de un camino sin retorno que es el tema de esta nota. El segundo golpe sin retorno fue la aparición de Internet. El poder antes de ser el poder es el saber. El poder no está en el dinero si no en el saber. Si estaría en el dinero, el Mundo estaría en poder de los países árabes desde los años 70. Internet repartió el saber y con eso repartió el poder. Cualquier pobre que tuviera una habilidad podía venderla a todo el Planeta aunque viva en el desierto y esa habilidad podía haberla aprendido por Internet. El tercer paso sin retorno fue la aparición de Linux. Usted dirá ¿qué daño le puede hacer un software al sistema? Paso a explicar: El poder y la riqueza crecientes estaban en manos de los dueños de la tecnología cibernética como IBM, Bull, NCR, Burrows, Aple, Microsoft y otros. Hoy nadie podría hablar por teléfono en su barrio sin pagar algo a los monopolios, porque los únicos que podían programar y crear sistemas nuevos eran lo monopolios. Porque los programas de programar tenían código secreto. Pero apareció el software libre con código abierto, y al ser abierto cualquier persona que sepa programar puede hacer todo lo que hace IBM. Ahora yo le pregunto a usted ¿Qué puede hacer IBM para que Sony la necesite y le pida algo? Internet repartió la cultura, la ciencia, el cine, los libros, los secretos de las industrias, los secretos militares y los de estado. Ni un solo paso de esta Revolución en Marcha tiene retorno. Pero es lo más difícil de ver, justamente porque está en todas partes. La revolución continua con Open Source Technology. Con la que cualquiera puede poner una fabrica de lo que sea (y vender por Internet) Con el «Gobierno Abierto» en el futuro, el gobierno será una computadora donde todos entran con igual derecho y funciona por consenso. Y con el dinero virtual. Y los próximos pasos también serán irreversibles. El software libre le rompió le espinazo al capitalismo y ahora es cuestión de esperar. ¿A alquien se le ocurre una idea para parar esta Revolución en Marcha?

Pin It on Pinterest

Share This