La guerra del agua.
Declaro enfáticamente que nadie nos va a robar el agua. Es imposible que eso suceda por una razón muy sencilla. Ya la robaron. ¿A caso usted no se ha dado cuenta que está pagando por ella?
En principio el agua era gratis. Todavía, en las leyes argentinas es delito negar un baso de agua a quien la pide. Primero vinieron los aguateros con su carro con tanques y su animal. Luego los gobiernos hicieron lo mismo a gran escala con el agua corriente pero a un precio razonable. Todavía era nuestra o del país o del pueblo y tenía un precio razonable. Luego vino el ataque de monopolios mundiales y comenzó la guerra. Si usted asocia guerra con soldados, aviones y campos de batallas no va a entender lo que viene.

Esta guerra fue mucho más sofisticada. Las armas usadas fueron hechizos, como los de antes pero en manos de las empresas de publicidad más avanzadas del Mundo. El campo de batalla estuvo en su corazón y el de todos los mortales de este Mundo. Lo que hicieron es digno de admiración. Los hechiceros de antes podían generar odio, miedo, idolatría, podían influir en los acontecimientos. Pero nunca, ninguno de ellos llegó a mover las manos de la gente a control remoto. Los hechiceros de hoy lo hacen, y cuando uno está frente a la góndola del super-mecado siente que las manos tienen autonomía y van en dirección no elegida por uno. Esto lo vienen haciendo con los productos que más salen. Pero el caso del agua potable va más allá. Primero tienen que convencernos de que cada vez que uno tiene sed tiene derecho a excretar un envase de plástico. Que ese envase es el único que va al ecosistema, por lo tanto es poco, los que tiré ayer, los de mañana, los que se tiran en todo el Mundo en este momento no existen, se han desmaterializado de inmediato. ¿Qué le hace esta botellita al ecosistema? Todo ese pensamiento no es propio de uno. Ha sido instalado junto con otros cepos que nos hace pensar varias otras cosas. No han hecho tenerle miedo al agua de la red y ningún temor si la meten en una botella plástica.

¿Quien nos robó el agua?
No es un personaje famoso. No una marca conocida es la empresas que tiene la tecnología de hacer botellas y bidones plásticos. Ellos brindan las matrices, los materiales y el asesoramiento para que uno instale un monopolio u oligopolio en cada país. Usted habrá notado que las botellas son idénticas en todo el Mundo. Se ve en vídeos de Africa, India, Groenlandia, Perú, Filipina. En las reuniones de pueblos originarios, en reuniones internacionales para el cuidado del Medio Ambiente, en las rebeliones de pobres, en los reportajes a gente de la calle, en las reuniones de la Cumbre de Comercio, en las reuniones de la ONU, en la mano de los que hacen huertas.

Una escena en Buenos Aires:
Un hombre adulto que ha crecido tomando agua de la canilla ahora se niega a beberla para cuidarse del cloro, acto seguido y sin precaución alguna, bebe agua saborizarda que contiene cosas peores como benzoato, ciclamato, aspartamo, dos antibióticos, sabor, color, turbiedad y espesante artificiales. Esta conducta responde a que esa persona le ha borrado el cerebro y le han escrito todo de nuevo en absoluta conveniencia de los monopolios que contratan a los hechiceros de hoy.

El agua de Buenos Aires no tiene nada de contaminación, el cloro se va en pocas horas en una botella destapada y si la toman con sabor a cloro no pasa nada tan grave como tomar agua saborizada, gaseosa, jugos artificiales o cualquiera de las pinturas bebibles que se ofrecen en las góndolas. Las aguas embotelladas que se ofrecen aquí son de la red. Si se envasara tanta cantidad de agua en los lugares de donde dicen ser, veríamos una incesante caravana de camiones todos los días y de año por las rutas. Lo que hacen es dejarla en un tanque para que se le vaya el cloro y pasarla por un filtro de carbón activado como los que se venden en el comercio pero más grande.

Los gobiernos deben prohibir la venta de agua envasada porque el la causa número uno de la basura de cada ciudad. Además deben obligar a las empresas de agua a que entregue agua desodorizada como la envasada. Esterilizar el agua con luz ultra violeta es más barato que con cloro y pasar el agua por una chapa o cualquier cosa de plata, es más barato que dejar 6 ppm de cloro residual. Si no lo hacen no es por el precio.

A los poderosos todavía les falta robar el agua de las altas cumbres que en su mayoría es de nadie. La guerra del agua está hoy en esas regiones porque la necesitan para lavar el oro.

Propuesta:
Participa del contra ataque. Antes que las botellas descartadas cubran el Planeta. Se un soldado de la resistencia. Borra de tu cabeza eso de que hay que beber un sorbo cada 15 minutos para mantenerse con vida. Este es un cepo que te han metido los hechiceros. Ten miedo de beber cualquier pintura que te ofrezcan. Toma agua del tanque o déjala reposar antes, para que no te envenenen con cloro. Lucha para que tu gobierno obligue a que el agua potable sea potable. Has todo esto aunque seas el único en el Mundo que lo haga y dile a otro que lo haga aunque sea el único y que le diga a otro.

Antonio Urdiales Cano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *