Las siete reglas del buen compost
Le dicen compost a la tierra obtenida por la descomposición de la basura.
Son muchos los que conocen las propiedades milagrosas del compost sobre plantas enfermas o atacadas por plagas.
También reconocen la conveniencia de convertir la basura en algo útil, agradable y sano.
Pero también es cierto que la idea de tener basura mal oliente en casa acobarda a muchos, o peor aun, algunos lo intentaron y tuvieron una experiencia traumática.
Pero es posible hacer compost con absoluta ausencia de olores desagradables en cualquier lugar: patio, lavadero, cocina, living, hasta debajo de la cama (con perdón de la exageración) Solo hay que cumplir con las siete reglas que se dan a continuación.
Drenaje
Mezcla
Cortar en pedacitos
Humedad adecuada
Poner bacterias
Agregar ceniza o cal
No agregar mas de 6 cm de altura por di a
Si alguna ves hay olor desagradable no dude que ha fallado en una de estas reglas.
Las bacterias buenas y las malas
Lo primero que hay que entender es que hay bacteria buenas que dan olor a tierra y bacterias malas que dan olor a podrido. Las buenas, llamadas aeróbicas, están en el aire, en la piel, en el agua potable y en los alimentos. Las bacterias aeróbicas no son amenaza alguna para la salud, incluso, la escasez de estas provoca enfermedades y la ausencia total lleva a la muerte.
Las malas, llamadas anaeróbicas, son peligrosas y pueden causar enfermedad y muerte, nuestro olfato las detecta y nos indica que mantengamos distancia, son las bacterias del camión de la basura.
Las buenas viven con oxígeno y mueren por falta de este, Las malas viven sin oxígeno, este las fulmina.
¿Con que bacterias quiere descomponer su basura?
Las siete reglas son para formar una mezcla biscochosa que permita el paso del oxígeno a traves de ella.
Del libro “La basura: todos los reciclajes“
Hay que contar con un recipiente bien drenado, una maceta o un tanque con agujeros abajo o sin fondo. Cuando incorporamos basura nueva al recipiente, esta llena de bacterias buenas: las aeróbicas. Pero estas consumen oxígeno y emiten dióxido de carbono, El CO2 es mas pesado que el aire, se va lentamente al fondo desplazando al oxígeno. Allá comienza el olor a podrido. Las bacterias de arriba sigue emitiendo CO2 hasta que se llena el todo el recipiente de asqueroso olor.
La basura húmeda (rica en nitrógeno) como desperdicios de cocina, estiércol, comidas hay que mezclarla con basura seca (rica en carbono) como pasto seco, hojas secas, paja, papeles, cartones, virutas. La seca sola no larga olor (si hay drenaje) tiende a secarse y tarda mucho en descomponerse. La húmeda sola larga líquido, se hace un “puré” impermeable a los gases y se pudre. Mezclando ambas basuras se mantiene permeable al aire, no se seca, no hace olor y se descompone rápido. La mezcla optima es 35 C = 1 N Aproximadamente igual volumen.
Si tiramos masacotes grandes, estos van a estar aireados alrededor, no por dentro y de ahí saldrá olor.
Evitar que se moje porque se tapona el paso del aire, la mezcla debe estar húmeda, no mojada. Al tocarla debe enfriar la mano, no mojarla.
Hay que inocular bacterias, estas se encuentran en el compost, en la tierra buena o excrementos de aves, animales de corral, caballos, tortugas. Esto se va agregando. No importa que sea en ínfima cantidad porque luego se multiplica rapidamente invadiendo todo con su característico color y olor a tierra. Esto al principio es indispensable
La ceniza o la cal aceleran el proceso de humificación, agrega minerales y agrada a las lombrices. A veces no llega a formarse tierra por falta de calcio.
Si agregamos mas de 8 cm de mezcla por di a, en una semana se tapona abajo por presión y se pudre
Estas siete reglas son las mismas que necesitan las lombrices para desarrollarse bien.
Si hay interés, en la próxima hablamos de ellas.

Antonio Urdiales Cano
Permacultor dedicado al diseño, enseñanza e investigación de permacultura desde 1997. Técnico Mecánico, Metalúrgico desde los 11 años. Mas de 35 años haciendo aparatos, máquinas y proyectos que funcionan bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *