La ecología y la moda

Según pasan los años, los ecologistas vamos cambiando el discurso de acuerdo con la temática instalada en la sociedad, o mejor dicho, en los medios de difusión masivos. Hace unos años, ser ecologista era hablar de la amenaza de guerra nuclear, tiempo más tarde (con la llegada del post-modernismo) se decía que las inter-relaciones del mundo superaban al saber humano, lo cual le quita legitimidad al hombre para intervención sobre los ecosistemas, tiempo después el tema pasa a ser la protección de animales y vegetales en extinción, el siguiente tema pasó a ser los aerosoles, años después se hablaba de las pilas, luego del derroche de agua, más tarde de los basurales y del reciclaje de basura, hace poco tiempo decíamos que nos van a robar el agua y por último las papeleras. A cualquier ecologista que paremos por la calle y le preguntemos por la prioridad principal para solucionar los problemas, no va a contestar con el tema que todos hablan en ese momento. y ya vendrá un nuevo tema para entretenernos. En nuestra época existe una enfermedad mental que consiste en no pensar en el futuro, vivir el hoy sin proyecto, sin propósito. Tener proyecto es el núcleo de la esencia  humana y la persona alejada de esa parte de su espíritu siente dolor moral cuando miran al futuro, cuando alguien les preguntan ¿qué vas a hacer dentro de 5 años? o incluso la semana que viene, estas personas contestan  -No sé qué va a ser de mi vida mañana-. El problema más grave que tenemos es que las personas que tuenen poder de decisión como políticos y grandes empresarios padecen de  esa enfermedad mental y espiritual que los lleva a hacer desastres. No sienten miedo a los 500 años venideros o a los 1.000 porque tienen bloqueada esa parte de su cerebro. No está mal que estas persona ganen mucho dinero, lo malo es que tengan acceso al poder. La permacultura es la ciencia que se ocupa del larguísimo plazo, de lo permanente. Desde este punto de vista la pregunta es si hay prioridades a parte  de la moda y con qué criterio establecerlas. Parece que lo razonable es un criterio de prioridad que tome en cuenta lo que más tiempo tarda en regenerarse. Con ese criterio se puede aceptar la siguiente lista: Prioridades a todo plazo: ¿————? El uso de transgénicos no probados, porque si en el futuro, se descubre algún problema y tenemos que abandonarlos, estos siguen creciendo y reproduciéndose por sí solos El cuidado de las especies animales y vegetales porque su extinción es para siempre El uso de energía nuclear porque sus efectos son acumulativos y se borran en cientos de millones de años El uso de envases porque se acumulan en la naturaleza y a largo plazo cubrirían todo el planta Las industrias contaminantes, aplicando para ellas el mismo criterio para establecer prioridades como se detalla más adelante Nuevo código de edificación con construcciones abrigadas y bien ventiladas para reducir los consumos en calefacción y aire acondicionado Un sistema de comercio sin tanto transporte. Producir todo en la zona donde se consume Un sistema de esparcimiento sin tanto transporte, Reemplazar la cultura de las vacaciones por la de vivir donde a uno le gusta (con Internet se puede tener trabajo y esparcimiento en cualquier parte) Una política nacional e internacional del transporte, que permita ir reemplazando el automóvil que transporta un Kg por HP, por modernos trenes que arrastran 2.000 Kg por HP. La combinación tren bicicleta es más rápida que el más veloz automóvil a cualquier distancia. Estimular la producción de … [Read more…]

Nota Diario Clarín – 03/09/10

Consejos para disfrutar de la huerta propia en el jardín 03/09/10 Es una actividad que permite realizar laborterapia y hasta generar alimentos propios. Lo conveniente es seleccionar el lugar donde ubicar la quinta y elegir cultivos que se complementen y que no compitan por la luz o el agua. Por MARÍA TERESA MORRESI ESPECIAL La quinta propia es una propuesta irresistible. Resulta atractivo pensar en tener espinaca, rúcula, pimientos, frutales y hierbas aromáticas, más otros vegetales a un paso de la mesa y, de yapa, sin gusto ni residuos de productos químicos. Para ser un hortelano siglo XXI van algunos consejos para aprender la pasión de cultivar. Lo primero que hay que hacer al momento de pensar una huerta orgánica es considerar el lugar en el que va la quinta, un espacio donde por lo menos peguen siete horas de sol directo, no se inunde y tenga buena tierra. Un buen suelo tiene lombrices, raíces y es oscuro. “En caso de no contar con esta base incorporar, por ejemplo, humus de lombriz”, comenta Alejo Mendez Guerin, especialista en huertas biointensivas que se caracterizan por no emplear productos químicos mientras se protege el medio ambiente. De acuerdo a sus explicaciones, la medida de la huerta depende del espacio disponible. La tarea comienza haciendo un bancal profundo que es una forma de trabajar la tierra para que las raíces de las hortalizas tengan libre exploración y puedan dar cosechas abundantes. “Luego una zanja rectangular en uno de los extremos quitando los primeros treinta centímetros de suelo con una pala de punta. En ese agujero introducir una palada de abono. A las malezas quitarlas con las manos”. Mendez Guerin dice que a continuación se hace otra zanja al lado de la anterior. “La abonamos –informa- y al llegar al otro extremo del espacio marcado queda una cavidad que se cubre con tierra. De esta manera la aireación que le dimos beneficia el crecimiento de los vegetales. Por último podemos depositar unos cuatro centímetros de abono en toda la superficie que actuará como alimento de las plantitas”. Para la huerta es posible comprar los plantines de hortalizas en un vivero o hacer los almácigos con semillas orgánicas. Según el día, la huerta necesitará de riegos diarios a semanales. Para obtener buenos resultados, Sonia Pérez, técnica en floricultura, propietaria del vivero orgánico Sonyando, cuenta que lo ideal es producir sin pesticidas, plaguicidas, herbicidas ni fertilizantes sintéticos. En suma, evitar los químicos tóxicos y que son peligrosos para todos los seres vivos y el medioambiente. Para la entrevistada son atractivas las quintas en jardines. “Hay una mixtura preciosa entre lo visual y lo productivo. Combinan en armonía el diseño y esa especie de proveeduría verde viva compuesta por distintos vegetales como hortalizas, frutas, aromáticas y medicinales con sus atributos intactos. Por sobre todos los beneficios surge la promoción de una biodiversidad amigable entre seres que se benefician mutuamente: desde los descomponedores de materia orgánica pasando por las plantas hasta algunas aves que buscan semillitas o alguna lombriz”. Para Pérez el cultivo en contenedores o macetas precisa contar con tierra óptima para facilitarles el crecimiento a las plantas. Aclara que existen tantos tipos de sustratos como requerimientos por parte de las especies que allí van a vivir. “Si queremos asegurarnos un sustrato vivo, rico y capaz de interactuar a favor de un sistema orgánico hay que prestar especial atención a la mezcla utilizada”, culmina. Antonio Urdiales, especialista en permacultura, habla de las huertas-jungla para las que no se toca la tierra y los vegetales viven como en un vergel acompañándose entre sí, ya que en ésta categoría … [Read more…]