Basura orgánica

Las siete reglas del buen compost
Le dicen compost a la tierra obtenida por la descomposición de la basura.
Son muchos los que conocen las propiedades milagrosas del compost sobre plantas enfermas o atacadas por plagas.
También reconocen la conveniencia de convertir la basura en algo útil, agradable y sano.
Pero también es cierto que la idea de tener basura mal oliente en casa acobarda a muchos, o peor aun, algunos lo intentaron y tuvieron una experiencia traumática.
Pero es posible hacer compost con absoluta ausencia de olores desagradables en cualquier lugar: patio, lavadero, cocina, living, hasta debajo de la cama (con perdón de la exageración) Solo hay que cumplir con las siete reglas que se dan a continuación.
Drenaje
Mezcla
Cortar en pedacitos
Humedad adecuada
Poner bacterias
Agregar ceniza o cal
No agregar mas de 6 cm de altura por di a
Si alguna ves hay olor desagradable no dude que ha fallado en una de estas reglas.
Las bacterias buenas y las malas
Lo primero que hay que entender es que hay bacteria buenas que dan olor a tierra y bacterias malas que dan olor a podrido. Las buenas, llamadas aeróbicas, están en el aire, en la piel, en el agua potable y en los alimentos. Las bacterias aeróbicas no son amenaza alguna para la salud, incluso, la escasez de estas provoca enfermedades y la ausencia total lleva a la muerte.
Las malas, llamadas anaeróbicas, son peligrosas y pueden causar enfermedad y muerte, nuestro olfato las detecta y nos indica que mantengamos distancia, son las bacterias del camión de la basura.
Las buenas viven con oxígeno y mueren por falta de este, Las malas viven sin oxígeno, este las fulmina.
¿Con que bacterias quiere descomponer su basura?
Las siete reglas son para formar una mezcla biscochosa que permita el paso del oxígeno a traves de ella.
Del libro “La basura: todos los reciclajes“
Hay que contar con un recipiente bien drenado, una maceta o un tanque con agujeros abajo o sin fondo. Cuando incorporamos basura nueva al recipiente, esta llena de bacterias buenas: las aeróbicas. Pero estas consumen oxígeno y emiten dióxido de carbono, El CO2 es mas pesado que el aire, se va lentamente al fondo desplazando al oxígeno. Allá comienza el olor a podrido. Las bacterias de arriba sigue emitiendo CO2 hasta que se llena el todo el recipiente de asqueroso olor.
La basura húmeda (rica en nitrógeno) como desperdicios de cocina, estiércol, comidas hay que mezclarla con basura seca (rica en carbono) como pasto seco, hojas secas, paja, papeles, cartones, virutas. La seca sola no larga olor (si hay drenaje) tiende a secarse y tarda mucho en descomponerse. La húmeda sola larga líquido, se hace un “puré” impermeable a los gases y se pudre. Mezclando ambas basuras se mantiene permeable al aire, no se seca, no hace olor y se descompone rápido. La mezcla optima es 35 C = 1 N Aproximadamente igual volumen.
Si tiramos masacotes grandes, estos van a estar aireados alrededor, no por dentro y de ahí saldrá olor.
Evitar que se moje porque se tapona el paso del aire, la mezcla debe estar húmeda, no mojada. Al tocarla debe enfriar la mano, no mojarla.
Hay que inocular bacterias, estas se encuentran en el compost, en la tierra buena o excrementos de aves, animales de corral, caballos, tortugas. Esto se va agregando. No importa que sea en ínfima cantidad porque luego se multiplica rapidamente invadiendo todo con su característico color y olor a tierra. Esto al principio es indispensable
La ceniza o la cal aceleran el proceso de humificación, agrega minerales y agrada a las lombrices. A veces no llega a formarse tierra por falta de calcio.
Si agregamos mas de 8 cm de mezcla por di a, en una semana se tapona abajo por presión y se pudre
Estas siete reglas son las mismas que necesitan las lombrices para desarrollarse bien.
Si hay interés, en la próxima hablamos de ellas.

La culpa de todo es de los zurdos

La culpa de todo es de los zurdos.
Una parte del problema es que los zurdos tienen miedo de que les digan “utópicos”. Dígale eso a uno de ellos y verá que se queda sin argumentos, sin palabras y sin voz. La otra parte del problema es que los de derecha sí son utópicos. Ellos sí sueñan con un país mejor (par ellos). Le dan fuerza a sus sueño, lo imaginan lo recrean, lo ven, le ponen detalles, le buscan sus flaquezas y fortalezas, estudian la factibilidad, le hacen propaganda, escriben las leyes necesarias para tal fin y al final convierten su utopía en realidad. Lo que hoy es utopía mañana puede ser realidad y lo que hoy no es utopía mañana no será. Cuando Bernardo Neustadt comenzó a hablar de privatizar era utópico y solitario.
La realidad actual es la suma de las utopías de la derecha que se hicieron realidad (la mayoría de ellas). La única verdad es la realidad y la realidad es una creación de la derecha. Nadamos en un océano de utopías de derecha. La izquierda misma es una utopía de la derecha hecha realidad. Ahora mismo me voy a convertir en derechista y me voy a poner a soñar con una izquierda que colme todas mis aspiraciones (las de derecha, claro está): -Me gustaría que los zurdos no hablen nunca de Democracia Directa. Y mucho menos de gobierno abierto. Que se mantengan en la antípoda de la revolución tecnológica. Que no propongan otra cosa que una revolución como la rusa, total ya no es factible, ni siquiera en Rusia. Que no adapten su doctrina al momento histórico. Que no conozcan ni inventen otra táctica que no sea la que dio resultado en Rusia. Que desprecien a los gobiernos socialistas de cualquier clase y por cualquier motivo. Que se crean certificadores de la izquierda y que no certifiquen a nadie. Que desprecien a los movimientos sociales, cacerolazos, indignados. Que no se dejen tragar por la doctrina de la gente de hoy e intenten imponerles la suya. Que vayan a las manifestaciones nada más que a captar afiliados, porque no hay cosa que produzca mas rechazo en la gente. Que rechacen todas oportunidades que les brinda la historia. Que sean capaces de traicionar a la revolución con tal de no pecar de oportunistas. Que no aya belleza en sus propuestas y que nunca aya en su discurso un poquito de poesía- Esa es la izquierda que le gusta a la derecha.
El sistema está en retirada hace muchos años y no hay propuesta de ningún otro lado. La culpa de todo es de los zurdos porque se han retirado antes que el sistema, para que nadie les diga utópicos.

Zurdos del mundo sean realistas. Pidan lo imposible.

Si la historia la escriben los que ganan, entonces vamos a escribirla nosotros.

La culpa de todo es de los zurdos

La culpa de todo es de los zurdos.
Una parte del problema es que los zurdos tienen miedo de que les digan “utópicos”. Dígale eso a uno de ellos y verá que se queda sin argumentos, sin palabras y sin voz. La otra parte del problema es que los de derecha sí son utópicos. Ellos sí sueñan con un país mejor (par ellos). Le dan fuerza a sus sueño, lo imaginan lo recrean lo ven, le ponen detalles, le buscan sus flaquezas y fortalezas, estudian la factibilidad, le hacen propaganda, escriben las leyes necesarias para tal fin y hacen todo lo posible por hacerlo realidad. Lo que hoy es utopía mañana puede ser realidad y lo que hoy no es utopía mañana no será. Cuando Bernardo Neustadt comenzó a hablar de privatizar era utópico y solitario.
La realidad actual es la suma de las utopías de la derecha que se hicieron realidad (la mayoría de ellas). La única verdad es la realidad y la realidad es una creación de la derecha. Nadamos en un océano de utopías de derecha. La izquierda misma es una utopía de la derecha hecha realidad. Ahora mismo me voy a convertir en derechista y me voy a poner a soñar con una izquierda que colme todas mis aspiraciones (las de derecha, claro está): -Me gustaría que los zurdos no hablen nunca de Democracia Directa. Y mucho menos de gobierno abierto. Que se mantengan en la antípoda de la revolución tecnológico. Que no propongan otra cosa que una revolución como la rusa, total ya no es factible, ni siquiera en Rusia. Que no adapten su doctrina al momento histórico. Que no conozcan ni inventen otra táctica que no sea la que dio resultado en Rusia. Que desprecien a los gobiernos socialistas de cualquier clase y por cualquier motivo. Que se crean certificadores de izquierda y que no certifiquen a nadie. Que desprecien a los movimientos sociales, cacerolazos, indignados. Que no se dejen tragar por la doctrina de la gente de hoy e intenten imponerles la suya. Que vayan a las manifestaciones nada más que a captar afiliados, porque no hay cosa que produzca mas rechazo en la gente. Que rechacen todas oportunidades que les brinda la historia. Que sean capaces de traicionar a la revolución con tal de no pecar de oportunistas. Que no aya belleza en sus propuestas y que nunca jamás aya en su discurso un poquito de poesía- Esa es la izquierda que le guata a la derecha- .
El sistema está en retirada hace muchos años y no hay propuesta de ningún otro lado. La culpa de todo es de los zurdos porque se han retirado antes que el sistema, para que nadie les diga utópicos.

Zurdos del mundo sean realistas. Pidan lo imposible.

Si la historia la escriben los que ganan, entonces vamos a escribirla nosotros.

Malvinas. Plan “C”.

En la década del 50 Habían unos 500 habitantes en el archipiélago y lo único valioso que había sobre ellas era la empresa Falkland Islands. El Presidente Perón le ofreció a Inglaterra comprarle la empresa. Con eso los argentinos podía ir allá cuantas veces quisieran, vivir y trabajar allí y luego Perón tenía pensado afincar allí unos 1.500 argentinos y más luego, los habitantes pedirían por votación a las Naciones Unidas la soberanía argentina. Esto no prosperó porque Inglaterra (o los dueños de la empresa) no aceptó vender la empresa.
Durante el Gobierno de Frondizi los ingleses ofrecieron en venta la empresa F. I. al gobierno Argentino o a cualquier empresa o persona que quisiera comprarlas. La respuesta oficial del Gobierno Argentino fue “Las Malvinas son argentinas. Por lo tanto lo que está sobre ellas es argentino. Si compramos a la empresa, estamos admitiendo que no son argentinas” Eso fue un error colosal. Cuando el orgullo actúa en contra de los intereses propios no es orgullo, es estupidez.
Durante el gobierno de María Estela Martínez, YPF tenía en las islas una plata de despacho de combustible para automóviles, barcos y aviones Muchos argentinos viajaron allá por ese motivo, habían vuelos regulares de LADE y habían isleños en el continente. Fue en esa época que una empresa inglesa ofrece asociarse con YPF para explorar y explotar la plataforma marina del archipiélago. La respuesta argentina fue la misma.
Si hubiéramos comprado la empresa F. I. Las Malvinas abrían sido argentinas en 10 o 20 años. Y si hubiéramos tardado el doble, ya lo serían. Si hubiéramos asociado YPF con la empresa inglesa, hoy llevaríamos 40 años convivencia con familias mixtas en las islas y en el continente. Hoy habrían argentinos viviendo allá e isleños viviendo en el continente. Habrían isleños en los hospitales y en las escuelas y cientos de ellos con títulos universitarios argentinos.
El argumento de Argentina de que están dentro de las 200 millas marinas. tienen una legitimidad precaria porque. Con ese mismo argumento Francia puede pedir la soberanía francesa sobre el archipiélago británico. La ocupación de las islas por los ingleses tiene una legitimidad precaria. Tan precaria como la ocupación de América del Norte por los ingleses, de América del Sur por los portugueses y toda América Latina por los españoles. El argumento de que los ingleses descienden de piratas ladrones, que le robaban a los saqueadores decentes no tiene vigencia jurídica. Por último. Muchos años de permanencia en un lugar otorga derecho. Los ingleses acumulan legitimidad con los años.
Para compensar esa diplomacia a contramano de los intereses argentinos. Esa estrategia errada. Pasamos a la guerra. Esa vez íbamos a poder decir: Los argentinos somos un desastre en estrategia pero ¡Ah. Cuando agarramos las armas! Y no pudimos decir eso, porque las guerras no siempre se ganan.
A Inglaterra no le gusta. Y a ningún país le gusta, perder algo por una deshonra militar, o por haber sido vencido en el campo de la diplomacia. Por más que las islas sean una carga indeseable. No pueden cometer el error histórico de dejar solos a los isleños, después de haber recibido la invasión y el mal trato de los militares argentinos. Otra cosas muy distinta es entregar la soberanía en un acto político con la aprobación de los isleños.
La Argentina. En esta época. Tiene para elegir tres caminos. (A) volver a intentar otra invasión militar. (B) continuar con los reclamos que antes de la guerra eran difíciles y después de ella más difíciles. porque la guerra les da argumentos. (C) Una nueva estrategia que nunca fue usada. Se trata de firmar un tratado de no agresión entre Argentina e Inglaterra para permitir el acercamiento de los pueblos. Este tratado aclara por escrito que no excluye la continuidad de los reclamos argentinos y que pierde vigencia el día que se consiga la soberanía argentina en el archipiélago por medio de las negociaciones. Mientras tanto, mantenemos relaciones comerciales y culturales. Este tratado le conviene a argentina porque le da una renta económica, porque acerca los pueblos y eso a largo plazo puede llegar a unirlos en una sola nación. Y los isleños no pueden despreciarlo porque perderían menos dinero que ahora y contarían con un país amigo y cercano y achicarían los gastos militares. Si vamos al caso, Argentina tampoco puede despreciar este tratado porque los planes A y B son poco prometedores. Al menos por ahora.
El tratado:
1. El Reino Unido y Argentina renuncian al toda acción militar en las islas, el mar que las rodea, el mar argentino y cercanías.
2. Se prohíbe a las partes el uso, posesión o tránsito de todo material nuclear en la zona mencionada en e1 y en el Continente argentino no pueden estar estos materiales a menos de 2.000Km. de las islas.
3. Mientras tenga vigencia este tratado. Las naves argentinas que atraquen en las islas pondrán en su mástil la bandera del Reino Unido u otra que sugieran los isleños.
1. Las relaciones entre Argentina y el archipiélago serán como las relaciones entre países vecinos. Como las relaciones entre Argentina y Uruguay antes de Botnia.
2. Los argentinos que viajen a las islas llevarán visa y Documento Nacional de Identidad. Los isleño en Argentina cumplirán con igual requisito. Pero una vez en el continente podrán optar por tener iguales derechos y obligaciones que los argentinos. Hasta pueden votar si se anotan el padrón con 2 meses de anticipación.
3. Los isleños en el continente tienen derecho a transitar, comerciar, trabajar, estudiar, comprar propiedades y tierras. emprender comercios o industrias. Y tienen derecho a exigir atención médica como cualquier argentino.
4. Habrá consulado en ambas partes y tratado de extradción.
5. Se pactará entre las partes un acuerdo para explotación pesquera que preserve la naturaleza, que sea lo más conveniente pera ambas partes y prohíba la pesca de merluza hasta que deje de estar en peligro de extinción.
6. Más puntos a convenir entre las partes.
La Patagonia Argentina tiene un problema grave desde hace muchos años. Se trata de los altos precios. Esto se arregla con un par de cruceros que además de transportar carga vehículos y pasajeros cuenten a bordo con un shopping mayorista y minorista. Que atraque un día en cada puerto para que el público y el comercio suban a comprar. El trayecto de Buenos Aires a Ushuaia pasando por las islas. Y ¿porqué no Punta Arenas? con los correspondiente tratados con Chile.
Conclusión.
La firma de este tratado significa para Inglaterra firmar la mitad de la entrega a largo plazo. Pero no hay humillación alguna para ellos. Y no van a firmar la segunda parte si no ven de nosotros un trato fraternal con la población. Y por sobre todo respetuoso. Y no van a querer firmas si para esa época todavía es vergonzoso volverse argentino.
Debemos. Antes que nada, ser nosotros seres queribles y contar con un país maravilloso. Y si dentro de 100 años las islas no son argentina porque fracasa el Plan C y el B e incluso el A. Eso no es un fracaso porque nos queda para nosotros un un país maravilloso.

El Glifosato no hace falta

Soja sin Agroquímicos.
En algún lugar ya lo hemos dicho. “La agricultura es la ciencia de llevar a la práctica las fobias humanas”. Se aflojó la tierra durante miles de años porque el hombre tiene la creencia de que eso es necesario. Se quitaron las plantas no sembradas por el hombre porque cree que son malas, y para creer que son malas tiene que creer que hacen daño, y para creer que hacen daño tiene que cuidarse de no mirar que la soja está hermosa junto al Chamico, y si lo ve tiene que olvidarlo en un cuarto de segundo, y tiene que olvidarlo cada vez que lo ve porque si no, se le caen todas las novelas que justifican lo que gasta en herbicida.

La soja. Como cualquier otra planta, produce más acompañada de sus amigas que sola. Como cualquier otra planta, Estimula la germinación y el crecimiento de sus amigas. Como cualquier otra planta, impide la germinación y el crecimiento de sus enemigas. Como cualquier leguminosa, se enamora de las gramíneas y le tiene miedo y odio a las liliáceas. Por ese motivo, no hay malezas liliáceas entre la soja. La soja, como cualquier otra planta, tiene sus propios herbicidas y los usa contra sus enemigas. No contra las plantas que los ingenieros catalogan como malas. Los productores y los agrónomos. Para mirar a los cultivos se ponen ojos de banquero, porque los ojos de productor están llenos de imágenes capaces de destruir todo su castillo de creencias. Los productores de soja fumigan pueblos, crean cáncer, se aguantan la hostilidad de la gente, se aguantan sus propias culpas. Se construyen castillos de justificaciones para estar a salvo de la culpa. Gastan años en su vida construyendo justificaciones para hacer lo que hacen. Los productores de soja gastan fortunas que no gastarían nunca en nada para justificar y llevar a la práctica una gran mentira: “El Glifosato hace falta aunque cueste US$ 4,05 más IVA” No siempre los productores están con este tema. A veces se ocupan y gastan dinero por otra creencia que dice: “Los pesticidas son necesarios”.

La soja necesita la compañía de Chamico (Adenostoma fasciculatum). A razón de unas 20 plantas por ha. Porque este atrae y controla a la chinche de la soja. Necesita la compañía de Cortadera (Cortaderia selloana). Porque esta sube el silicio de lo profundo del suelo y eso inhibe la Riya de la soja y todas las enfermedades de hongos. Necesita de la compañía de Bardana (Actium lappa) cuya semilla es difícil separar de las soja. Malba y otras que la soja deja crecer. Matar una pastura de gramíneas para sembar soja se una tontería. Un gasto inútil.

Es más barato cosechar todas las semillas influso las de “malezas” y separarlas luego por tamaño. Esto solo, reduce los costos, las culpas, los juicios y mejora la sanidad de propia la soja.