Los ecologistas no somos todos iguales. Todos tiramos para el mismo lado pero con distinta intensidad.

Cuando digo que una cosa contamina 10, y en realidad contamina 9 me estoy exponiendo al papelón. Le estoy dando al adversario un arma para usarla en mi contra. Claro está que entre 9 y 10 no hay gran diferencia, pero el adversario se va a encargar de usarla para desacreditarme usando esa palabra que usan ellos: «inexactitud» En el mundo real no existe la exactitud.

Cuando protestamos por la minería. Tenemos dos motivos reales. Uno que estamos entregando los recursos nacionales y la salud de la población a una potencia extranjera, pero nuestra postura no puede ser nada o todo, porque esa es una posición débil. Pueden decir que estamos contra el «progreso» y contra las fuentes de trabajo y que no ofrecemos una solución alternativa.

La solución alternativa es explotar las minas de oro y otros minerales por medio de cooperativas de trabajo formadas por los mismos trabajadores que están ahora. Enseñar en las escuela de la zona el oficio de orfebre para que las exportaciones sean de joyas caras en vez de oro barato. Instalar en la zona cuanta fabrica trabaje con los minerales que se extraigan. Por ejemplo el litio «que no contaminan» Ya hay una empresa canadiense nos ofreció llevarse de Salta el carbonato de litio «entre otras cosas que no dicen» y nos pagarían el 3 por ciento del mineral al precio que ellos dicen que vale. En vez de esto hay que poner en Salta la fábrica de baterías de litio. La Universidad de Córdoba tiene toda la tecnología necesaria.

Todo eso debe ser a un ritmo tal que no afecte a la producción agrícola local y la salud de la población. Hay una bacteria que desintegra la molécula de cianuro, y hacer un criadero de estas, es una tontería, lo puede hacer cualquier herrero o carpintero.

La postura purista. Nada de oro, nada de minería es endeble y difícil de sostener por mucho tiempo. Que una empresa contamine o no contamine un cause de agua , depende lo que tira, de la cantidad que tira, del caudal del río, incluso de la velocidad del agua. En ecología hay medidas para todo y cuando protestamos más allá de las medidas perdemos fuerza. En el 2.011 Greepeace protestaba por una usina a carbón cuya potencia es de 1100 Kw, eso equivale a 1.500 automóviles de 100 HP y yo no los vi protestando frente a las automotrices en un año de se produjeron 750.000 automóviles mas los importados.

No protestar por poco. No gastemos pólvora en chimangos porque van a decir que somos fanáticos y desmedidos y eso nos debilita. Con el tema nuclear pasa lo contrario. Ahora tengo que pedirles disculpas a los puristas, fanáticos y puritanos porque eso sí es grave. Si pasa algo en Atucha la contaminación aérea depende de la dirección del viento, pero la del agua viene segura a Buenos Aires. Por un vaso de agua te quedan dos meses de vida y por una ducha dos semanas. En Buenos Aires jamás se hizo un simulacro de encierro, ni de evacuación, no hay sistemas de alerta ni alarmas para eso. Las bombas de agua de los edificios no tienen detectores para impedir que el agua radiactiva no suba.

Seamos medido para tener fuerza.

Antonio Urdiales Cano
Permacultor dedicado al diseño, enseñanza e investigación de permacultura desde 1997. Técnico Mecánico, Metalúrgico desde los 11 años. Mas de 35 años haciendo aparatos, máquinas y proyectos que funcionan bien.

One Comment

  1. IIJPRII

    Coincido plenamente con el diagnostico. Hay que ser cautos y seleccionar de forma inteligente las herramientas a implementar para que el impacto de la explotacion minera, petrolera, etc, sea lo menor posible. Esta visto, por ejemplo en el caso del petroleo, que dado que la economia global se basa en este producto principalmente es imposible pensar o esperar que se deje de explotarlo. Por el contrario se deben exigir, conjuntamente, se implementen las medidas necesarias para minimizar los riesgos lo maximo posible y la aplicacion de politicas de un uso racional y consciente del producto a nivel personal e industrial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *