La culpa de todo es de los zurdos.
Una parte del problema es que los zurdos tienen miedo de que les digan “utópicos”. Dígale eso a uno de ellos y verá que se queda sin argumentos, sin palabras y sin voz. La otra parte del problema es que los de derecha sí son utópicos. Ellos sí sueñan con un país mejor (par ellos). Le dan fuerza a sus sueño, lo imaginan lo recrean lo ven, le ponen detalles, le buscan sus flaquezas y fortalezas, estudian la factibilidad, le hacen propaganda, escriben las leyes necesarias para tal fin y hacen todo lo posible por hacerlo realidad. Lo que hoy es utopía mañana puede ser realidad y lo que hoy no es utopía mañana no será. Cuando Bernardo Neustadt comenzó a hablar de privatizar era utópico y solitario.
La realidad actual es la suma de las utopías de la derecha que se hicieron realidad (la mayoría de ellas). La única verdad es la realidad y la realidad es una creación de la derecha. Nadamos en un océano de utopías de derecha. La izquierda misma es una utopía de la derecha hecha realidad. Ahora mismo me voy a convertir en derechista y me voy a poner a soñar con una izquierda que colme todas mis aspiraciones (las de derecha, claro está): -Me gustaría que los zurdos no hablen nunca de Democracia Directa. Y mucho menos de gobierno abierto. Que se mantengan en la antípoda de la revolución tecnológico. Que no propongan otra cosa que una revolución como la rusa, total ya no es factible, ni siquiera en Rusia. Que no adapten su doctrina al momento histórico. Que no conozcan ni inventen otra táctica que no sea la que dio resultado en Rusia. Que desprecien a los gobiernos socialistas de cualquier clase y por cualquier motivo. Que se crean certificadores de izquierda y que no certifiquen a nadie. Que desprecien a los movimientos sociales, cacerolazos, indignados. Que no se dejen tragar por la doctrina de la gente de hoy e intenten imponerles la suya. Que vayan a las manifestaciones nada más que a captar afiliados, porque no hay cosa que produzca mas rechazo en la gente. Que rechacen todas oportunidades que les brinda la historia. Que sean capaces de traicionar a la revolución con tal de no pecar de oportunistas. Que no aya belleza en sus propuestas y que nunca jamás aya en su discurso un poquito de poesía- Esa es la izquierda que le guata a la derecha- .
El sistema está en retirada hace muchos años y no hay propuesta de ningún otro lado. La culpa de todo es de los zurdos porque se han retirado antes que el sistema, para que nadie les diga utópicos.

Zurdos del mundo sean realistas. Pidan lo imposible.

Si la historia la escriben los que ganan, entonces vamos a escribirla nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *