Feria del Libro 2017
Miércoles 3 de Mayo

Estaré firmando libros el Miércoles 3 de Mayo de 20 a 20.55 en el local de Editorial Dunken. Los invito.

En venta a través de MercadoLibre.
Envíos a todo el país.


Un libro que te lava el cerebro y te devuelve a la jungla.

 

Fragmento de la Segunda Parte del libro:

El sexo comercial.
Hasta aquí hemos venido tratando cosas bonitas. Lo que viene en este capítulo no lo es tanto. Llamamos sexo comercial al modo de relación sexual del Sistema Capitalista. Los habitantes de este sistema tienen modo sexual aprendido de las películas porno. Aunque usted no haya visto ninguna lo hace igual que en esos vídeos. El protocolo de estos vídeos comienza en la etapa del sexo profundo. Los actores están en máxima erección antes de comenzar y van a la felatio sin haberse presentado. -Hola. ¿Gusta de una felatio? -¿No será mucha molestia? -No. Comience ya-. Ni siquiera eso se dice. Además, ya nos perdimos la estimulación o auto-estimulación del galán que quizá sea más erotizante que todo ese vídeo. Las mujeres siempre listas como las trabajadoras sexuales, no como las posibles espectadoras. Todo rápido y eficiente como los productos del sistema. ¿O usted conoce algún producto que hay que esperar para usarlo? Luego todos lo hacemos igual. Llegar a la alcoba, felatio y ¡penetración ya! Como diría la propaganda. Para mi gusto. Una mujer esta pervertida si tolera que le toquen la vagina antes de que esté mojada y deseosa del toque. En el protocolo capitalista se penetran sin saludar.

Mostrando lo que nos muestran nos están diciendo que eso es lo normal. Por lo tanto, entre líneas se entiende que somos anormales los espectadores del vídeo si no lo hacemos como ellos y en el mismo tiempo. Si usted no se erecta de inmediato como el galán, es impotente, si usted señora no se moja de inmediato es frígida.

El sistema capitalista establece lo que es normal para nosotros. Actores y actrices deben estar afeitados porque tienen que parecer de plástico, porque ningún capitalista va a poner dinero en productos de segunda categoría (según la estética de ellos) los fabricantes de artefactos se reirían de ese productor.

Cualquier joven puede creer que las mujeres no tienen pelo o crear sus fantasías de acuerdo a la estética capitalista y luego ve a su novia y se asusta de ver una mujer “anormal”. “Debes afeitarte por que con esos pelos no me caliento”. Quiero fornicar con la mujer perfecta de plástico, que es tan bella como un cero kilómetro. Un amigo mío decía que una mujer afeitada es como un huevo frito sin sal. Pero eso fue hace mucho tiempo casi no había pornografía. Nuestros gustos sexuales y tiempos deben ser aprendidos de la naturaleza, no dictados por los capitalistas.