El efecto invernadero, el agujero de ozono, el agotamiento del agua y otros recursos, la acumulación de basura y la contaminación de tierra aire y agua están montados sobre la base del crecimiento demográfico.

Cuando se pregunta cuantos habitantes aguanta el Planeta? no se toma en cuenta qué clase de habitantes, es decir, con qué forma de vida, si se trata de la forma de vivir de EE UU o de la India. Manfred maxneff definió una unidad de medida para esto: El “Ecosón” un hindú equivale a un Ecosón y un norteamericano 15 ecosones, por lo tanto el límite depende del número de habitantes y de la forma de vivir.

Sea cual fuera la forma de vivir hay un límite. Si todos viviéramos a la americana, con la cantidad que somos, ya habría reventado el Planeta, si somos todos como los hindúes reventará algún día con muchos más habitantes.

Para que sea sustentable la forma de vivir, de viajar y trabajar hace falta algo más que Tecnologías Apropiadass, Se necesita una cultura de control de población. No es sustentable reprimir o castigar la fecundidad como en China. Hay que inculcar en los niños de todo el Mundo que lo ideal es tener dos hijos, o mejor dos hijos propios y uno adoptado. Todos los gobiernos deben facilitar en forma gratuita los medios de control, incluidos ligaduras de trompas y vacectomías. Ese gasto se recupera por la baja de gastos en construcción de vivienda, infraestructura y creación de fuentes de trabajo. El crecimiento económico es una carrera entre el desarrollo y el crecimiento demográfico.

Para los próximos mil años debe haber un decrecimiento en la población. El tema más hablado de estos días (junio del 2.005) es la ley que permite el casamiento entre homosexuales en España. La homosexualidad puede ser una respuesta de la Naturaleza al incremento de la población. O si lo prefiere, una respuesta de Dios para salvar la vida.

El modelo de familia que conocemos está basado en la necesidad de poblar el Planeta. Hace apenas 100 años, cuando un varón se acercaba a una mujer hablaba de casamiento, de hijos, de sustento y de vivienda y nada más, no se hablaba de otra cosa Pues bien, el Planeta ya se pobló y en demasía, ahora se hablan otras cosas. Imagine una maestra con chicos de primer grado diciendo: Rosita tiene dos papás, Pepito dos mamás, Julito tiene papá y mamá. Cuando sean grandes y formen su familia, lo harán de acuerdo a lo que les gusta, y eso algunos ya lo saben, otros lo sabrán en su momento.

Las escrituras religiosas fueron oportunas y adecuadas al momento en que se escribieron, pero la situación ha cambiado. Donde dice “no comer chancho” ahora debería decir “no comer chancho sin los controles sanitarios correspondientes” porque antes no habían controles y la gente moría de triquinosis por comer esa carne. Las religiones deberían prohibir el sexo sin preservativo y el control de la población tendría que ser uno de los mandamientos.

Si la población mundial decrece hasta cuatro mil millones y tenemos una tecnología de menor consumo energético, podemos vivir todos a la americana sin causar daños a otras especies y sin invadir reservas naturales. Solo habría que dejar de usar envases plásticos, cerrar las centrales atómicas y reemplazar al petróleo, porque se acabará de todas maneras.

Antonio Urdiales Cano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *