Economía Permacultural

Se sabe si un sistema económico es permacultural haciendo la misma pregunta que se hace para todo. ¿Qué pasa si es practicado por todas las personas del Mundo durante miles de años?. Si sobrevive al tiempo sin causar daño alguno a la Naturaleza y al hombre, es permacultural.

Lo que no es Permacultural

Una economía basada en la existencia de petróleo abundante y barato no sobrevive a este siglo porque, en este mismo, se acaba el petróleo.

Esta economía se caracteriza por la concentración de los mercados en pocas manos. Así hay que transportar los productos miles de kilómetros. Los alimentos frescos que se comen en todo el país pasan por el Mercado Central de Bs. As. Los artefactos vienen del otro lado del Mundo, los materiales de construcción viajan de una región a otra. En las grandes ciudades no habrá alimentos cuando suba el precio del petróleo y el campo dejará de producir cuando escasee el gasoil.

Hoy se habla de biocombustibles, pero no se discute el sistema descomunal de derroche y nadie hizo la cuenta para ver si toda la superficie cultivable del planeta alcanza para reemplazar la totalidad del consumo actual de petróleo, carbón y gas.

Todo modelo económico está basado en la educación, y los verdaderos educadores son los medios de difusión en manos de o pagados por los que dominan los mercados “mira lo que comes y sabrás quién te domina”, Bill Mollison. La concentración del mercado está en la cabeza de cada uno. Cuando una persona prefiere comprar pan envasado en vez de harina integral, cuando prefiere comprar un alfajor antes que fruta, cuando compra en bandejas de plástico está sosteniendo un tipo de sistema económico.

En Argentina, cuanto más pobre es una persona, tanto más caro paga sus alimentos, esto se debe a la adicción a comer plástico y beber pintura que son más caros que cualquier alimento y el agua. Se observa en las calles niños y jóvenes pidiendo dinero y luego no compran pan y banana, compran gaseosa. Para ellos, la satisfacción que da la gaseosa está por encima del hambre y pagan para beber.

Cualquier economista alternativo tiene que comenzar hablando de educación. Esto puede resultar ridículo para los economistas del sistema vigente. Ellos no hablan de eso, no lo necesitan, porque su sitema económico está basado en el modelo educativo actual.

Lo que es permacultural

Aplicando las leyes de la permacultura a la economía, ningún emprendimiento debe depender del aporte de energía, materiales y dinero externos al sitio de consumo. Ningún emprendimiento debe crear basura y todo vínculo debe ser de interdependencia, nunca de dominación contra otros ni contra la naturaleza.

Si nuestro propósito es trabajar para ser millonarios, debemos encontrar la forma de quitarles algunos centavos a millones de personas. Para esto hay que establecer un vínculo de dependencia.

La naturaleza es generosa y por demás abundante. Si trabajamos para vivir bien y en la abundancia no hace falta quitarle nada a nadie.

El ser humano necesita algo más que alimentos, necesita realizarse a través de sentirse útil, expresarse, crear y, sobre todo, manejar tecnología. La naturaleza humana es diferente a la de todas las especies. El mundo de lo natural es el mundo de lo dado, lo creado, mientras que el mundo de lo humano es lo artificial. El hombre modifica al medio y se modifica a sí mismo. “Lo natural en el hombre es lo artificial”. La Permacultura es la armonía en el Mundo y para que el hombre llegue a la armonía no debe suprimir su intencionalidad sino ponerla al servicio de la armonía. En este sentido, la ciencia y la tecnología pueden estar a favor o en contra de la naturaleza. Hasta el momento, están al servicio de la dominación económica y la concentración de los mercados. En las universidades se estudia e investiga cómo resolver los problemas de las grandes empresas.

La permacultura propone la autosuficiencia de cada región. Alimentos, energía, materiales de construcción, herramientas, máquinas, papelería, indumentaria, transporte local, todo se resuelve en el lugar con recursos propios. Esto puede parecer complejo e inalcanzable, pero todas las claves están en el conocimiento y hoy el conocimiento está descentralizado gracias a Internet.

  • En este pueblo no hay vino pero hay miel o ciruelas. ¿Cómo se hace vino con esto?
  • Necesitamos plástico y aquí no tenemos petróleo ni gas. ¿Cómo se hace plástico con celulosa o con bacterias?
  • ¿Cómo hacer cepillos, vajilla, tintas, pegamentos, pinturas, goma, telas, metales?
  • ¿Cómo se hace todo esto en pequeña escala y sin contaminar?

La descentralización informática permite que toda escuela primaria capacite a su zona de influencia para la autosuficiencia de la región. Los conocimientos que no están en Internet se piden a otros, los que nadie conoce se les piden a las universidades y si no existen, se les pide a ellas que los desarrollen.

En este punto toma sentido la universidad y la escuela. Pero ya no la escuela para formar operarios y la universidad para ayudar a las empresas. Esta vez, están al servicio de la armonía entre el hombre y la naturaleza.

Descentralización robótica

Hay una gran diferencia de calidad entre los productos de las grandes empresas y los artesanales. No resulta imaginable una industria familiar produciendo cámaras digitales con las terminaciones y detalles de las que se ofrecen hoy en el comercio. Esto se debe a que la tecnología va siempre a las manos de las grandes empresas. Que se pueda o no fabricar microchips en cualquier barrio depende de la posesión del conocimiento. El hombre no llegó a la Luna en la época de Cristo por falta de conocimientos, porque todos los materiales necesarios ya existían en esa época.

La autosuficiencia regional necesita una nueva generación de robots que podríamos llamar “desespecializados”. Estos pueden hacer cuatro sillas, luego un montacargas, dos bicicletas, once metros de conducto de ventilación, una estantería, dos paraguas y, así siguiendo, otro robot que hace ropa a medida con modelos individuales. Las medidas de los usuarios se toman en otra parte con cámaras láser y los modelos vienen de computadoras que vaya a saber dónde están. Imagine que cada productor de algodón tiene un artefacto que transforma fibra de algodón en camisas. Imagine que al costado de la ruta se ofrecen sandías, sábanas, gins y rollos de tela.

Para desarrollar esta tecnología no hace falta inventar nada, sólo se trata de poner lo que hay al servicio de la microempresa que es la base de la autosuficiencia.

La descentralización tecnológica está al alcance de la mano y descentraliza el orgullo de sentirse útil, de ser vanguardia tecnológica, de resolver y crear. Da una razón de ser al sistema educativo. Satisface las necesidades típicamente humanas.

Imagine que las importaciones y exportaciones se realizan por fibra óptica y se materializan en robots, con materiales del lugar. Imagine que nadie trabaja si no es por entusiasmo, por vocación, por sentirse útil, por distracción o por ser el trabajo un modo de relación. Imagine todo verde, todo parque, todo comestible y con una industria de cero polución.

Los economistas clásicos van a decir que este sistema productivo no puede competir con el otro. Pues sí, eso parece verdad, porque en el otro sistema no se cargan los costos del daño al medio ambiente sobre los precios de producción y los del transporte. Tampoco el precio del petróleo es el precio de un recurso agotable. Y no olvidemos los tremendos subsidios de los gobiernos a los monopolios productivos y a las empresas de transporte.

De todos modos, sea competitivo o no, cuando se acabe el petróleo o suba mucho su precio, habrá que cambiar a este sistema productivo o a alguno que sea sustentable.

Hablemos de educación

Es recomendable cambiar el sistema productivo antes de la crisis. El primer paso es la educación, y llamamos educación a eso que en el sistema llaman publicidad. Educar es influir sobre las aspiraciones de las personas. Hay que enseñar a valorar los productos locales, naturales, artesanales, resistir a las grandes empresas que nos van a ofrecer espejitos de colores a precios increíbles, crear bases de datos con las recetas para producir todos los alimentos, productos y servicios que pueda necesitar cada pueblo, cada barrio.

La escuela primaria debe ser una escuela de oficios, donde lo primario es lo manual. Los educadores antroposóficos dicen que a esa edad se aprende con el cuerpo. La escuela debe ser un centro de experimentación de emprendimientos que luego se trasladan al hogar para que los niños se sientan útiles, sientan que tienen un lugar en la sociedad. Hoy hay niños que salen a robar para ser valiosos en su familia, para ser protagonistas de lo malo en ves de ser nada.

La escuela secundaria debe funcionar en cada barrio y pueblo gracias a la descentralización informática. Debe estar tan especializada, tanto como se necesite en la zona. En ellas se aprende el diseño de proyectos, emprendimientos y productos. Si en la primaria uno aprende cómo hacer escobas, en la secundaria se estudia cómo se vende, se administra, se asocia el emprendimiento y se diseñan las máquinas.

La universidad debe estar en todas partes, unificada informáticamente, debe haber tanto de investigación como de estudio. La temática debe ser la ciencia básica y lo último en tecnología. La universidad no está para aprender a usar un software importado, sino para aprender el uno más uno de la informática para poder diseñar hardware y software nuevos, también las leyes físicas que rigen las tecnologías más recientes. Investigar cómo producir sin contaminar en cada barrio y al alcance de cualquier vecino.

Todo el sistema educativo debe procurar un cambio mental en sus educandos. Para las nuevas generaciones, hay que procurar cambiar la obsesión de “Si tuviera dinero” por la obsesión de “Si tuviera proyecto”, porque el dinero, por sí solo, nada puede hacer y el proyecto lo hace todo, hasta conseguir el dinero. Cambiar el ideal de felicidad de “poseer algo” por “realizarme por lo que hago”.

Actualmente, los niños y adolescentes no estudian porque no tiene sentido estudiar. El deseo de la posesión del conocimiento existe cuando el conocimiento sirve para seducir a alguien. En nuestro país, ser traga, sabiondo o rápido para pensar no seduce a nadie porque aquí se cree que el poder está en el dinero, no en el conocimiento.

Si el poder está en el dinero, ¿por qué los países árabes no dominan el Mundo desde los años 70?. No, Porque lo dominan los países que tenían y tienen el conocimiento.

Para que los niños y jóvenes quieran estudiar hay que darles un motivo. Una razón suficiente es prepararlos para crear un país y un Mundo donde no se conozca el hambre y la Naturaleza esté a salvo, donde se trabaje por placer y por opción y el trabajo manual no sea deshonra. Donde cada uno haga lo que le agrada y viva donde le gusta en vez de ir de vacaciones, donde uno sea protagonista, donde amasar el propio pan y maejar arte y tecnología, sean parte de la vida diaria.

Antonio Urdiales Cano

Antonio Urdiales Cano
Permacultor dedicado al diseño, enseñanza e investigación de permacultura desde 1997. Técnico Mecánico, Metalúrgico desde los 11 años. Mas de 35 años haciendo aparatos, máquinas y proyectos que funcionan bien.

One Comment

  1. S. Ignacio

    Me gustaría saber si se pueden compartir estos artículos en las redes. No me parece contradictorio, pero interesante sería saber la postura de Antonio Urdiales C.. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *