Carta al Sr. Benetton

Buenos aires. 04-07-17 Sr. Benetton. Todas las tierras de América pertenecen a los pueblos originarios. El predio de La Casa Rosada, Casa de Gobierno de Chubut y la comisaría de Esquel están en tierras ocupadas, usurpadas, robadas. Sr. Benetton. Usted compró tierra robada y está cometiendo “reati”, crímenes como represión y privación de la libertad contra los legítimos dueños, cosas que en Italia llevan a la cárcel. Sr. Benetton. Si usted está en Italia y compra tierra a alguien que no es el dueño, se la van a quitar y no le van a reconocer ni un euro, pero no va “en galera” pero si [Ver articulo completo...]

Carta al presidente Donald Trump

Buenos Aires 04-08.17 Sr. Presidente. Donald Trump. El trabajo que aquí se presenta sirve para justificar la posición de EE UU frente al acuerdo de París respecto del Cambio Climático. Desde la cumbre de Río de Janeiro, todas las propuestas, películas, libros, revista, incluso las otras cumbres ha estado erradas, porque han puesto la atención en emisiones de CO2 secundarias, omitiendo inintencionadamente la fuente principal que constituye el 80% del Cambio Climático. Es el automóvil particular. Políticos y periodistas no se atreven a nombrarlo. Pero si la mitad del transporte de pasajeros [Ver articulo completo...]

Carta de un boludo a un golpeador de mujeres.

Hola amigo. Yo no soy golpeador de mujeres pero tengo la costumbre de ponerme en el lugar del otro para comprenderlo. Esta vez me puse en tus zapatos para ver si puedo comprenderte. Mi experiencia en ese lugar no fue agradable pero te entendí. No es fácil ser golpeador de mujeres pero eso no se pude evitar. Lo que pasa es que cuanto más macho soy tanto más fuerza, ferocidad y orgullo tengo. Mi orgullo es tan grande que herirlo es un crimen, un homicidio. Jamás levanté la mano a una mujer si antes no me asesinó a mí de esa manera. Si una mujer me quiere dejar, es por otro que la tiene más [Ver articulo completo...]

Carta de unas bacterias a una mamá

Señora. No todas las bacteria somos malas. Yo me llamo Macrofaga. Estoy intentando llegar a los pulmones de su bebé con la esperanza de multiplicarme ahí y formar una familia de cientos de millones y que va a acompañar a su hijo por toda la vida. Soy hija de las macrofagas de sus pulmones, Nos trasladamos con un beso. Los pulmones de Luisito nos están esperando, ello nos van a cuidar y alimentar con una serie de sales, azucares y encimas especiales que son nuestro deleite. A cambio nos vamos a ocupar de mantener limpios los pulmones, en ellos no hay suciedad, toxina, partícula, moho, bacteria, [Ver articulo completo...]