Buenos Aires 04-08.17

Sr. Presidente. Donald Trump.

El trabajo que aquí se presenta sirve para justificar la posición de EE UU frente al acuerdo de París respecto del Cambio Climático.

Desde la cumbre de Río de Janeiro, todas las propuestas, películas, libros, revista, incluso las otras cumbres ha estado erradas, porque han puesto la atención en emisiones de CO2 secundarias, omitiendo inintencionadamente la fuente principal que constituye el 80% del Cambio Climático. Es el automóvil particular. Políticos y periodistas no se atreven a nombrarlo. Pero si la mitad del transporte de pasajeros y carga es reemplazado por trenes se reduce casi un 40% la emisión de CO2 sin que las industrias de Estados Unidos y las del Mundo tengan que hacer algo.

He aquí el texto preparado para la cumbre de Buenos Aires y que no fue recibido:

No hablemos más del Cambio Climático.

Pida a cualquier petrolera un detalle de las ventas y verá que el 60 % son las naftas. Súmele a eso la cantidad de automóviles a gasoil y a gas. Verá que es fácil concluir que el 80% de la emisión de CO2 es el automóvil particular. Se dirá que es imposible que la gente abandone la costumbre de usar automóvil. Pues sí, es imposible. De modo que el cambio climático continuará hasta el punto de no retorno. Después de ese punto la temperatura seguirá subiendo aunque nadie encienda un fósforo, ni respire siquiera.

Cualquier automóvil que se ofrece en hoy nuevo, tiene aproximadamente 100 HP y transporta 1,2 pasajero, aproximadamente 100 Kg. Esto es un Kg por HP. Un camión grande con acoplado lleva aprox. 40.000 Kg con un poco menos de 400 HP Un tren con una locomotora de 1.000 HP arrastra aprox. 2.000 Tm.

Automóvil 1 HP = 1 Kg.
Camión 1 HP = 100 Kg.
Ferrocarril 1 HP = 2.000 Kg

Entonces no hablemos de otra cosa.

Prohibir el uso del automóvil es una medida antipática e impracticable, aunque de eso dependa la vida. Prohibir la fabricación de automóviles provoca desocupación y crisis social, aunque ya no hay lugar adonde ponerlos. Subir el precio de los combustibles provoca inflación, aunque en este siglo se acaba el petróleo (si no se acaba antes el aire)

Los combustibles alternativos sirven en pequeña escala. Para la foto. Si pretendemos reemplaza el total del inmenso derroche actual, deberíamos cultivar la superficie de otro  planeta como este. Si usamos hidrógeno, hay que gastar más de energía en producirlo que la que nos va a dar. Lo mismo para el auto eléctrico, para generar la energía que consume un automóvil eléctrico hay gastar el doble.

La energía nuclear genera impotencia, frigidez, esterilidad, cáncer y malformaciones genéticas, su efecto es acumulativo en todo el planeta. La radiación natural global ha crecido de 0,03 a 1,03 Msv. y para que vuelva a 0,03 tienen que pasar 170.000 años. La energía eólica es barata y eficaz, pero su horario de producción no coincide con el horario de consumo. La energía solar tampoco coincide con sus horarios y los paneles fotovoltaicos son menos eficientes que la fotosíntesis. Por lo tanto. Si hace falta otro planeta para sostener el derroche con leña o biocombustible, entonces hacen falta uno y medio para paneles fotovoltaicos.

Hay otra solución para el problema energético. Es bajar el consumo publico y hogareño. Eso es todavía más que el consumo de toda la industria. Pero el automóvil particular es el 80%.

Si no hablamos del automóvil no hablemos más de Cambio climático.

Antonio Urdiales Cano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *